Cargando...

¿ADN emocional?

(Tomado de Las Provincias)
Elías Azulay lleva tiempo investigando el campo empresarial. El término ADN emocional apareció a principios del año 2000 en su libro “Técnicas de negociación en mercados internacionales”. Este tipo de ADN se consolida en la adolescencia, entre los 12 y 14 años, y determina la personalidad de cada individuo. A esta edad es cuando los caracteres bioquímicos están formados.
Azulay ha creado un test con 57 preguntas que detentan las emociones que puede generar cada persona en determinados aspectos cotidianos. Algunas de las preguntas aluden al factor conciliador que puede derivarse ante una discusión, o en caso de dudas, hay preguntas que determinan el nivel de reflexión analizando críticas y como actuar en consecuencia. Suelen intercalarse cuestiones iguales emitidas de diferentes maneras, estas preguntas son de control y detentan el comportamiento del individuo. Otras preguntas que aparecen en el test son la relacionadas con la agresividad, la tolerancia o intolerancia, la xenofobia, igualdad sexual…
Cerca de 2.000 personas se han sometido a la prueba de ADN emocional. Se trata de individuos de todo tipo, de distintas edades y estatus social. Perfiles de fuerzas armadas, policías, bomberos y gente que cumple trabajos de relevancia como pueden ser cirujanos, pilotos o políticos. Esta técnica permite en tan sólo ocho minutos conocer cómo es la persona y cómo va a reaccionar ante diferentes estímulos externos antes de que sucedan.
Diversas empresas, algunas de ellas dedicadas al estudio del consumidor y calidad de productos, han puesto sus miras en esta novedosa iniciativa y han utilizado este cuestionario elaborado y creado por Elías Azulay para ser mucho más competitivas.
Las empresas se tornan reticentes a su utilización y todavía emplean la selección de personal con métodos de psicología tradicional, utilizando como mínimo dos semanas. Las más novedosas han sustituido este tipo de selección con el coaching actual y técnicas de marketing.
Las compañías con carácter innovador han optado por incorporar una base de datos que irá discriminando a la persona por: nombre, edad, nivel de estudios. y finalmente por su ADN emocional con sus siete dígitos que se refieren a siete capacidades: Objetiva, analítica, protectora, natural, de aprendizaje, de rebeldía y de manipulación e influencia.
Esta mezcla de variables nos determinará el modelo de comportamiento de cada persona. Según explicó Elías, como es una técnica del comportamiento, se puede detectar qué tipo de personas está trabajando con nosotros, pudiendo determinar con dicha prueba a personas con tendencias manipuladoras, agresivas, fiables, egocéntricas, calculadoras.
Con respecto a las empresas, la utilización del ADN emocional está siendo requerido en la negociación, selección de personal, prestaciones de una persona, dentro de la propia organización o para promociones internas. Cada vez son más las aplicaciones del ADN emocional, ya que se utilizará como herramienta para conocer próximamente cómo reaccionaran las empresas ante diferentes estímulos externos y poder actuar en consecuencia.
Otra utilidad que se está dando al ADN emocional es el análisis en marketing digital detectando el comportamiento de los consumidores y su reacción ante un mismo producto. Con esta iniciativa, las firmas que se decanten por emplear esta técnica pueden ofrecer a cada consumidor el producto usando diferentes formas de persuasión.

Deja un comentario


*


Subir