Cargando...
personal

Cuatro acuerdos en las ventas: no te tomes nada personal

Luego de conocer los tres primeros acuerdos que propone el doctor Miguel Ruiz, los cuales ha demostrado estar llenos de sentido común y tener gran aplicabilidad en nuestro mundo de las ventas, vamos a cerrar esta serie de artículos con el cuarto de ellos, el cual considero que es quizá, el más importante y difícil de aplicar.

El acuerdo dice lo siguiente:

No te tomes nada personal. Esta sencilla regla es, como ya lo comenté anteriormente, de las cosas más difíciles de aplicar. Frecuentemente salimos a la calle a enfrentarnos a decenas de personas que están llenas de problemas personales, que salen cargados de sus angustias y de los estados de ánimo que ellas les dejan. Con esas personas nos tropezamos en los pasillos, en los semáforos, en las oficinas… Esas personas pueden tener reacciones agresivas en cualquier momento cuando se dirijan a nosotros. Si algo debemos entender es, precisamente, que nada de esas reacciones agresivas, violentas o groseras que pueden tener con nosotros, son personales, porque simplemente esas personas no nos conocen. Pero, incluso, tratándose de personas que sí nos conocen y que, a veces, tienen reacciones negativas para con nosotros; incluso tratándose de que esas reacciones están enmarcadas en la coyuntura de alguna situación que nos involucra, debemos entender que toda reacción humana es el resultado de muchas cosas que no siempre están a la vista. Hay personas que, desde el hogar, tienen problemas para manejarse con la opinión ajena, o que fueron criadas con ciertos prejuicios hacia personas distintas, o que simplemente recibieron una educación donde prevalece la violencia. Ninguna discusión que tengamos con una persona que viene con algunas de esas características desde el hogar, será enteramente personal. Incluso aunque nos parezca que sus reacciones están inmediatamente relacionadas con un suceso que ocurrió entre esa persona y nosotros.

Al entender que todos estamos llenos de cuestiones que componen nuestro carácter, podemos entender este acuerdo que propone el Dr. Ruiz, al advertirnos que no debemos tomarnos nada personal.

Y ese acuerdo aplica para las ventas. Normalmente los vendedores nos afectamos con los rechazos, cuando no nos aceptan nuestras propuestas, y comenzamos a asumir que el problema está en nosotros. Y sencillamente pudo haber sido que la persona, o la empresa a la que visitamos, no estaba en el momento ideal para comprar, o atravesaba por una coyuntura inesperada que coincidió con nuestra visita, y no hubo nada personal en ello. Y efectivamente, aunque personas compran personas, una cosa es que te compren como producto, pero otra es que te compren como individuo, como ser humano, que no tienen necesariamente una cosa que ver con la otra. No te tomes nada personal es clave en la vida y es más clave aún en las ventas. Al entender esto abandonaremos esa idea de verlo todo como un negocio, como una negociación que nos perjudicó deliberadamente: Si le compraron al otro es porque ahí hubo un negocio. Puedo buscar las razones por las cuales no se dio la venta, pero no verme afectado por el rechazo.

En la medida que alguien te quiere lastimar, en esa medida ese alguien se lastima a sí mismo, pero el problema es de él y no tuyo. Nuevamente, como lo hemos hablado, las ventas es un tema sumamente emocional en donde nos toca manejar que una cosa son los negocios y otra nuestra vida personal y nuestras relaciones como individuo.

Y con este sabio consejo cerramos este paseo por este maravilloso libro titulado Los cuatro acuerdos, el cual, como hemos visto, tiene mucha aplicación en nuestro mundo de las ventas. Atender a sus consejos nos hará mejores vendedores pero, por sobre todo, nos hará mejores personas. Trata de poner en práctica estas sencillas recomendaciones y verás cómo mejorarán tus resultados y, a la vez, mejorarás tus relaciones interpersonales

Deja un comentario


*


Subir
× ¿Cómo podemos ayudarte?