Cargando...
personas

Dos personas, cuatro conversaciones

¿Por qué hay conversaciones “difíciles”?  Permíteme responder con un ejemplo sencillo: Imagínate que estás leyendo este artículo en voz alta y al mismo tiempo hay dos personas al lado tuyo leyendo cada una un texto diferente, también en voz alta. ¿Cómo sería la experiencia? ¿Cómo te sentirías? ¿Crees que entenderías algo?

Eso es lo que pasa con las conversaciones difíciles. Son situaciones en donde estás frente a cuatro conversaciones. Así lo explica Enrique Sacanell en su libro ¿Cómo se lo digo? El arte de las conversaciones difíciles. Con esta tercera entrega, termino mis apuntes sobre el mismo. (Puedes ver aquí y aquí, los artículos anteriores).

Como mencioné, Sacanell afirma que cuando conversamos con otras personas, estamos frente a cuatro conversaciones:

Conversación sobre las emociones.

personas 2«Una conversación difícil es, ante todo, una conversación sobre las emociones. “Las emociones están detrás de una conversación difícil y tenemos que incluirlas en ella pero, si toman el mando de la conversación, es muy probable que el resultado confirme los peores presagios”.

Las personas tenemos un detector de reproches de gran sensibilidad, en cuanto se activa se ponen en marcha todas nuestras defensas y pasamos al contraataque con facilidad.”

Conversación sobre lo que pasa.

Las conversaciones de lo que pasa, son sobre los “hechos”, lo que “realmente” pasó. Pero nadie tiene TODA la información; solo la que procesamos con nuestros sentidos y el tamiz de nuestras experiencias.

Conversación sobre la identidad y la relación.

En relación con las conversaciones sobre la identidad, el autor señala: “Al presentar mi manera de ver lo que está pasando como la verdadera, me estoy definiendo a mí mismo como una persona infalible, poseedora de la verdad. Planteo un tipo de relación en la que yo estoy por encima de la otra persona. Incluso, aunque yo no me sienta así, lo que digo genera una conversación sobre mi identidad, la del otro y la relación que hay entre ambos”

Conversación sobre la acción.

personas1Y por último la conversación sobre la acción. Ocurre que después de diseñar horas y horas nuestra charla, después de superar nuestros miedos y analizados los más terribles escenarios, sucede que la conversación fluyó sin problemas y ninguno de los escenarios tétricos ocurrió. Entonces nos sentimos tan bien, tan aliviados que descuidamos la importancia de dejar espacio a la conversación sobre la acción, olvidamos acordar qué vamos a hacer diferente para que esa situación no se repita.

Espero que este resumen sea de valor para ti y te ayude a tener conversaciones más asertivas. Me encantará contar con tus comentarios.

  1. Carlos, muchas gracias por tu aporte en este ámbito tan relevante con es el arte de comunicación, de la conversación. Creo que como el autor señala cuando nos dejamos llevar por la emocionalidad es un terreno poco fértil para emprender este ejercicio, estamos poco habituados a escuchar primero, entender el contexto de la situación, y menos entender la realidad del otro. Estamos en un momento de la historia que nos llevan a mirarnos el ombligo todo el tiempo y no a levantar la mirada y establecer conversaciones con una mirada apreciativa y con una mirada empática.
    Gracias por tus aportes que son siempre geniales y te sigo siempre y seria genial para mi tener la oportunidad de conversar en vivo los dos créeme que seria invaluable esa conversación…muchas gracias y te envió un gran abrazo

Deja un comentario


*


Subir
× ¿Cómo podemos ayudarte?