Cargando...
intuición

La intuición tiene su explicación

Dada la alta incidencia que tiene el estrés en nuestro oficio de vendedores, debido a la presión a la que solemos vernos sometidos, voy a compartir contigo, querido lector, unas notas sobre la intuición,  basadas en una entrevista concedida por el doctor Mario Alonso Puig, el cual es un médico especialista en cirugía general y del aparato digestivo. Este especialista se formó en el campo de la Inteligencia Humana con los doctores Howard Gardner y David Perkins, en la Facultad Superior de Educación de la Universidad de Harvard, y en “Medicina Mente Cuerpo” y “Psicología Positiva” en el Instituto Mente Cuerpo de la Universidad de Harvard.

En esta entrevista, Puig, que además es conferencista, diserta acerca de la importancia de la psicología positiva en el control del estrés. O, de ese estrés que nos paraliza y nos hace daño.

Puig comienza por señalar que el cerebro, a pesar de ser un órgano que apenas pesa unos mil doscientos gramos, aún posee un número muy grande de secretos cuyos descubrimientos por parte de la ciencia, lamentablemente, no llegan a la sociedad. Esto impide que nos conozcamos  mejor y, con ello, que podamos manejar favorablemente nuestros estados de ánimo, a fin de poder comprendernos a cabalidad.

Por qué a veces nos enfadamos, por qué nos desesperanzamos, por qué nos agobiamos, son cuestiones que podríamos saber si conociéramos más sobre el funcionamiento del cerebro. Y una de las disciplinas que más conocimientos han adquirido acerca de ese funcionamiento es, precisamente, la neurociencia, y específicamente, la neurociencia afectiva, que arroja muchas luces para la comprensión y manejo de nuestras emociones.

Señala Puig (quien, aunque ha trabajado durante muchos años investigando el aparato digestivo, es un gran apasionado de la neurociencia) que muchas de nuestras emociones tienen un reflejo inmediato en el tubo digestivo. No en vano hay una expresión inglesa, para referirse a la intuición, a esas certezas súbitas que tenemos que no tienen explicación lógica, que dice, literalmente, “lo siento en las tripas” (i feel in my gut). En cierta forma, cuando decimos que las certezas que nos vienen de la intuición no tienen explicación, no es tan así. La verdad es que uno de los mapas del sentimiento más importante que tiene el cerebro, que se conoce con el nombre de la Ínsula de Reli, recoge constantemente información del tubo digestivo.

De hecho, no se trata solamente de que el cerebro se comunica con el aparato digestivo. La realidad va más allá, según nos explica este especialista. Él señala que se han identificado tres cerebros  en nuestro cuerpo: el más conocido, que se encuentra en la cavidad craneal; hay un segundo cerebro en el corazón, y por último, hay un cerebro ubicado en el tubo digestivo.

Sí, sé que suena increíble. Pero, de hecho, para que nos hagamos una idea de la veracidad de esta afirmación, la hormona más importante durante los estados de serenidad, de calma, de sosiego, es la serotonina, y el noventa por ciento de esta sustancia se produce, precisamente, en el tubo digestivo.

Esto permite explicar por qué, muchas veces, cuando una persona está nerviosa y come algo, de inmediato adquiere una sensación de calma. O la misma ansiedad que produce en algunas personas una necesidad compulsiva de comer. Sucede, muy frecuentemente, con el chocolate, el cual es un alimento que, además, facilita la generación de un neurotrasmisor que, entre otras cosas, nos activa y nos estimula a mantenernos alerta.

En los siguientes artículos seguiremos conversando acerca de este interesante tema sobre el funcionamiento de nuestro cuerpo, para poder comprender mejor nuestros procesos y aprovecharlos a nuestro favor.

Deja un comentario


*


Subir