Cargando...
pasion

La pasión comunica con mucha eficacia

En artículos anteriores hemos estado conversando acerca de las efectivas comunicaciones de las ideas, a partir de los hallazgos de Carmine Gallo expuestos en su libro Habla como TED. Allí, Gallo explica que toda comunicación, para ser efectiva, debía tener tres características: ser emocional, ser novedosa y ser memorable.  El primero de estos aspectos es fundamental para arrancar a hablar del asunto: la pasión.

Con respecto a este primer aspecto, que se convierte en la piedra angular de esa poderosa tríada de atributos, el autor establece algo que todo aquel que escribe sabe de forma consciente, y es que el primer elemento que tienes que manejar para tocar el corazón de la gente es la pasión. Aunque se trata de una palabra de uso frecuente en la vida cotidiana, todos sabemos que la pasión es una moneda muy escasa en la vida real, y que cuando la vemos la queremos comprar de inmediato. Es por ello que ese debe ser el primer tema que debemos desarrollar, no solo en nuestras presentaciones, sino en todo lo que llevemos a cabo en la vida: pasión. Y que, saber expresar y transmitir pasión de manera genuina debe ser nuestra primera preocupación a la hora de difundir nuestras ideas.

¿Cómo expreso pasión? ¿Cómo expreso pasión de una manera genuina, contagiante? El autor asegura que, en el momento de hacer tu presentación, debes liberar ese maestro que hay en ti, esa natural capacidad de conexión que, la mayoría de las veces sin darnos cuenta, todos poseemos. Debes identificar tu conexión única y significativa con el tema de tu presentación de forma profunda. Esa característica la podemos notar en cualquier libro escrito genuinamente: que trasmite la pasión por el tema que toca. Eso es lo que hace que la gente se conecte. Los testimonios recibidos de parte de los lectores, luego de tres años de la aparición de Personas compran personas, es que los mismos notan esa pasión y esa conexión, y la agradecen, porque sienten que es contagiante.

Y la mejor manera de difundir conocimientos o experiencias, es contagiando a sus lectores acerca de la importancia vital que tienen los mismos.

Esto nos lleva a otro tema, y es que la pasión te conduce a la maestría. Hay una frase que a mí, en lo personal, me movió muchísimo, y es la siguiente: Más que preguntarme qué es lo que más me motiva, la pregunta más poderosa sería ¿Qué hace que mi corazón cante? Entonces, para buscar qué me gusta, qué me apasiona, me debo formular esa pregunta. En la respuesta a ella encontraremos qué es eso que, al hablar del tema, podemos contagiar de manera genuina a los demás. Dar con la respuesta a esa pregunta es una herramienta muy vigorosa, y para un expositor, para un facilitador, es clave en su carrera. Pregúntate: ¿Esto que voy a exponer hace que mi corazón cante de verdad? Porque si la respuesta es afirmativa, definitivamente voy a mostrar pasión. Y la pasión es el combustible de todo.

Recuerda: Qué hace que tu corazón cante. La música es algo muy poderoso. No en vano el poeta hindú Rabindranath Tagore dijo que “cuando el hombre trabaja, Dios lo respeta; mas cuando el hombre canta, Dios lo ama”. La música tiene la capacidad de contagiar un estado de ánimo de forma eficaz e inmediata, pasando incluso por encima de las fronteras de los idiomas. La música es pasión y lo transmite de forma contundente. Esa característica debemos poseerla para que, al cantar nuestras ideas desde el corazón, logremos que lleguen con la misma pasión a los corazones de quienes nos escuchan.

En una entrega final ampliaremos un poco más sobre este asunto.

Deja un comentario


*


Subir