Cargando...
carril

Mantén tu carril

Hemos estado conversando, durante esta serie de artículos, acerca de las tres leyes inquebrantables de la comunicación. Hasta ahora tenemos, entonces, que la tercera ley posee dos ingredientes: un tiempo máximo de 18 minutos para desarrollar las presentaciones, y el uso de imágenes que impacten, que generen algo inesperado en la audiencia y hasta que sean disruptivas. Pero esta ley tiene un tercer ingrediente, el cual vamos a llamar mantén tu carril.

¿Qué quiere decir esto? Quiere decir que tú, de alguna manera, debes conocer hacia dónde vas, cuál es tu objetivo, y te mantengas en él. De hecho, la célebre presentadora,  periodista, autora y empresaria norteamericana Oprah Winfrey atribuye su éxito a una sencilla frase: conocer mi carril y permanecer en él. Es decir, conocer hacia dónde va y seguir en ese camino.

Esto quiere decir que se trata de identificar el propósito de tu vida y seguir ese propósito incansablemente, para que te conviertas en todo para lo que fuiste creado. Mi libro Personas compran personas es un ejemplo de cómo hemos sido coherentes, fieles a nuestro propósito y nos hemos mantenido enfocados en nuestro proyecto, con esta columna, con webinars y conferencias, y eso nos ha llevado a que ya estemos en Penguin Random House, en Colombia, y que ya lo estemos lanzando en el mercado chileno. Es eso que una persona tan influyente y exitosa como Oprah considera fundamental.

Tienes la capacidad de mover a la gente, de educar y electrizar, de informar e inspirar. Tienes ideas que deberían ser escuchadas. Se trata de ver cómo te conectas con tu vida, con tus vivencias, para hacer que la gente vibre en pos de esa ese conocimiento y de esa experiencia que estás trasmitiendo.

Y en ese sentido, para concluir con este nivel y, con el tema como tal, vale destacar que debemos hacer uso de todos nuestros recursos: usar la voz para asombrar a la gente, levantar sus espíritus, llenas sus almas y cambiar al mundo. Aquí es clave entender la importancia de la corporalidad. Tu cuerpo, como ya lo mencionamos en Personas compran personas, habla primero que tú, y es cinco veces más creíble que tus palabras. Pero, además del cuerpo, debemos atender a la voz, al uso adecuado del tono, la velocidad, el aumento o disminución del volumen, las palabras claves, todo ello forma parte de lo que te va a servir para ser memorable.

Entonces, vamos a resumir esta tercera de las leyes inquebrantables de la comunicación, de la siguiente manera: hay que tener claro que, para ser memorable, debemos ser capaces de desarrollar nuestro tema en un máximo de 18 minutos, hacerlo de una manera estructurada y breve; además de eso debemos despertar el interés del auditorio valiéndonos de recursos visuales poderosos, para activar la capacidad multisensorial de la audiencia y, finalmente, no perder de vista la importancia de mantener tu carril, que puede entenderse como ser genuino, ser auténtico, no solo en la exposición de tus presentaciones sino, lo cual es lo más importante, en tu búsqueda, en tu visión de vida, en tu proyecto personal. Mantener el carril quiere decir que la gente sabe cuándo tratas de ser alguien distinto a ti. La gente aplaude y se conecta contigo cuando te muestras como tú eres. Se trata de mantener tu autenticidad, y desde esa autenticidad, usarás tu cuerpo y tu voz.

Con la revisión de los aspectos de esta tercera ley concluimos este paseo por Las tres leyes inquebrantables de la comunicación, de Carmine Gallo. Recordemos que este autor expone que toda presentación debe atender a tres elementos: Debe ser emocional, debe ser novedosa y debe ser memorable, y que esas tres leyes, a su vez,  se sostienen sobre sus propios ingredientes, los cuales desarrollamos en esta serie de artículos.

Espero que esta información, querido lector, haya sido valiosa para tu carrera, y la puedas poner en práctica en la primera ocasión que se te presente, para que puedas lograr una presentación inolvidable.

Hasta un próximo artículo, en el que seguiremos conversando sobre temas relacionados (o que pueden aplicarse) a nuestra fascinante profesión de las ventas.

Deja un comentario


*


Subir