Cargando...
original

Una visión original del mundo

En el artículo anterior mencionábamos que el primer ingrediente para hacer que nuestras presentaciones sean novedosas, consiste en ofrecer a la audiencia un giro fresco, inesperado, de una vieja idea. Es decir, ofrecer una nueva perspectiva de ideas ya conocidas por el auditorio, hacerle sentir que está en presencia de una revelación del mundo que ya conocía, pero desde una perspectiva en la cual jamás se había detenido a pensar. Un punto de vista original sobre el mismo asunto, siempre generará un golpe de atención en el espectador, que siente que su mundo ha sido sacudido por una vista inédita, diferente, del mismo paisaje de todos los días.

surprised cool man

El otro ingrediente fundamental para lograr presentaciones novedosas lo constituye saber encontrar con el momento preciso de esa revelación, para producir un mayor impacto en la audiencia. El momento de “dejarlos boquiabiertos”. ¿Qué quiere decir esto? No solamente se trata de mostrar información nueva y valiosa para el auditorio, sino que se tienen que buscar momentos de impacto para que seas memorable. Es decir, ofrecer información original en el momento preciso. ¿Qué vas a decir en tu presentación que la gente no está esperando y se produzca ese momento de impacto para que quede en la impronta del oyente?

Un ejemplo que ilustra esto fue la presentación TED de Bill Gates, presidente y fundador de Microsoft, cuando disertaba sobre la malaria, y explicaba cómo se trasmite a través de los mosquitos, y tenía en el podio un recipiente de vidrio con mosquitos vivos. En medio de su presentación comentó que, como esos mosquitos solamente van a contagiar a gente pobre y sin recursos, y como en el auditorio solo había personas inteligentes, preparadas y con recursos, no había ningún riesgo de contagio, y a continuación liberó los mosquitos. Por supuesto, no estaban infectados, pero podemos imaginar el poderoso impacto que tuvo sobre la audiencia en el momento en que vieron a Bill Gates destapando el recipiente con mosquitos vivos para que la gente sintiera que, efectivamente, no era solo un problema de la gente pobre, sino que cualquiera puede ser contaminado con esta enfermedad. Es decir, que se trataba de un problema de la Humanidad. Definitivamente un ejemplo poderoso en cuanto a generar impacto (o recuerdos inolvidables) en las personas, en el cual se conjugan ambos aspectos de esta ley: la presentación novedosa y el momento justo de producir el mayor impacto posible.

Los momentos de dejar a la audiencia “boquiabierta” crean lo que los neurocientíficos llaman “un evento emocionalmente cargado”. Es decir, un estado elevado de emoción que hace que sea más probable que su mensaje se grabe en el cerebro de una persona.

Entonces, esta segunda ley señala que debemos buscar la forma de ser memorables a través de situaciones que produzcan un alto impacto durante nuestras presentaciones. Y para ello necesitamos de dos componentes; inspirar a través de lo original y generar nuevas formas de que las personas vean el mundo, y “dejarlos boquiabiertos”. Es lo que se conoce como un mandamiento TED que reza: “no echarás mano de tu chiste habitual”. Sorprender es la palabra clave en este caso.

Con la exposición de estos dos ingredientes, terminamos la segunda de las leyes inquebrantables de la comunicación. En una próxima entrega hablaremos de la tercera y última de esas leyes de Carmine Gallo.

Deja un comentario


*


Subir
× ¿Cómo podemos ayudarte?