Cargando...
invisible

La importancia de no sentirse invisible

En el artículo anterior dejamos en el aire una pregunta: ¿Cuáles son las características de un trabajo miserable? Comencemos por decir que, según el estudio de Lencioni, un trabajo repetitivo, peligroso o mal remunerado no es lo que hace, necesariamente, que la gente se sienta miserable en ellos. Sentirse invisible o irrelevante sí que lo hace.

Hablemos en detalle de esto ya que todo supervisor de ventas debe tenerlo claro para manejar a sus vendedores y evitar que se sientan miserables en sus trabajos.

El primer signo corresponde a la gente invisible. Hay personas, los encargados de seguridad en los centros comerciales o los vigilantes, por mencionar algunos, a quienes les das los buenos días y no responden. Pero no lo hacen por falta de educación,  sino por falta de costumbre. Es decir, porque son invisibles. Son personas a las que la gente no se digna a ver y mucho menos a saludar.

Un día hicimos un experimento con un colaborador nuestro, que se hizo pasar por mesonero durante una conferencia que dimos sobre servicio, y de las doscientas personas a las que atendió, solo tres se dignaron a dirigirle la palabra. Entoncinvisiblees, el primer signo de un trabajo realmente miserable es el anonimato, o invisibilidad. ¿Qué quiere decir eso? Que nosotros debemos, sobre todo los gerentes o los supervisores de ventas, hacer visible a nuestra gente. Debemos hacer que ellos se puedan sentir importantes, que los saludamos, que los vemos a los ojos, que de alguna manera sabemos algo de ellos. ¿Qué hacemos nosotros como jefes para que nuestra gente no sea invisible? Nuestro rol como supervisor de ventas es tener ese tiempo, no solamente para exigirle la cuota o para reportes de ventas, sino para conocer algo personal de él.

Pero este asunto no solamente es responsabilidad de los supervisores. También vale la pena que cada individuo se pregunte: ¿Qué puedo hacer yo para hacerme visible?  Y aquí vale la pena recordar el concepto de marca personal que hemos trabajado en artículos anteriores, de manera de ver cómo podríamos hacer para desarrollar esa marca personal a fin de que podamos hacernos visibles.

Entonces aquí hay una doble responsabilidad: la del supervisor de hacer visible a su gente, y la de la misma gente, a través de este concepto de marca personal, que contribuya con esa tarea de darse a conocer. De poder sentir que no es invisible y que los demás lo ven.

El segundo signo de un trabajo miserable es la irrelevancia, o la falta de trascendencia. Esto es algo muy humano, ya que nosotros necesitamos trascender de alguna manera. Hay una famosa anécdota de cuando Estados Unidos iba a llevar a un hombre a la Luna y, encontrándose Kennedy en Cabo Cañaveral, se tropezó con un vigilante al que le preguntó “¿Qué hace usted aquí?”. Y el hombre le respondió que estaba colaborando para llevar a un norteamericano a la Luna y traerlo vivo de vuelta a casa.  Es decir, que él no sentía solo un vigilante, sino que sentía que, definitivamente, estaba colaborando con ese ambicioso proyecto, y cuando vio que, en efecto, un norteamericano llegó a la Luna, se sintió parte de esa histórica misión.

En la próxima entrega terminaremos de desarrollar este interesante tema.

  1. Este esta genial, a veces en mi trabajo de vendedora me siento no solo asfixiada, sino desmotivada a continuar y en algunos momentos invisible jajaja ironico ciertamente, los vendedores no pueden solo recibir la descalificacion sino el acompañamiento y aporte, algo asi como de «venga que yo le enseño como se hace» sin andar con una caceria de brujas…

Deja un comentario


*


Subir
× ¿Cómo podemos ayudarte?