Cargando...
dificiles

Acerca de las conversaciones difíciles

En una conversación, lo que recibimos suele ser reflejo de lo que damos

Anne Dickson

¿Cómo se lo digo? El arte de las conversaciones difíciles fue el último libro que leí en el 2020 y me encantó. Su autor, Enrique Sacanell,  desarrolló una guía práctica y genuina de cómo manejar esas conversaciones que nos inquietan, que generan emociones fuertes; la mayoría de ellas, desagradables. Por eso, quiero compartir en un par de artículos lo que para mí fue lo más significativo de esta obra

Lo primero que me impactó es que el autor nos dice que no existe una conversación difícil por sí misma, sino conversaciones que nos resultan difíciles a cada uno de nosotros. Yo concuerdo con este planteamiento. Es decir, lo difícil, muchas veces, se lo ponemos nosotros. Y resultan difíciles porque generan incomodidad, fundamentalmente por el MIEDO:dificiles 1

  • Miedo a perder el control y hacer o decir algo de lo que luego podrías arrepentirte.
  • Miedo a la reacción emocional de la otra persona, que llore, que grite.
  • Miedo a generar dolor en la otra persona.
  • Miedo a lo que pueda pensar de mí, a que me considere una mala persona.
  • Miedo a que tome represalias.
  • Miedo a hacer el ridículo, a no saber manejarme en la conversación.

Dada su formación como coach ontológico, el autor hace preguntas que nos llevan a reflexionar y que te invito a responder:

¿Cómo te sitúas ante tus conversaciones difíciles?

¿Las pospones, incluso indefinidamente?

¿Las abordas de inmediato tratando de suavizar la situación?

Nunca vamos solos a este tipo de conversaciones. Siempre vamos con NUESTRA HISTORIAS. Creemos que conocemos las intenciones del otro, cuando la verdad es que nunca las conocemos, solo las INVENTAMOS.  Por lo tanto, comparte contigo mismo:

¿Cuáles historias te cuentas para no mantener esa conversación que debieras tener?

¿Qué es lo peor que te cuentas que podría ocurrir si mantienes esa conversación?

“Para afrontar con éxito una conversación difícil tenemos que comenzar cuestionándonos esas historias. No ignorarlas, ya que nos muestran riesgos que probablemente sean reales, pero poniéndolas en su contexto y tomando conciencia de que solo existen en nuestra imaginación”, tal y como señala Sacanell. En ese sentido, esta reflexión de Ambrose Bierce me “movió el piso”:

«Hable con ira y pronunciará el mejor de los discursos que siempre lamentará».

La próxima semana compartiré contigo otros aprendizajes que me dejó este libro y que fueron de mucho valor para mí.

Por favor, cuéntame si este tema te interesa y déjame tus comentarios.

  1. Si me interesa, serán muy valiosas las recomendaciones al respecto, para ayudar a mitigar el stress que ocasiona la decisión de iniciar una conversación difícil, y/o participar de una conversación dificil

  2. Excelente tema, toda vez que tarde o temprano tenemos que tener «esa conversación». Todo un arte el hablar con las palabras adecuadas y en el marco del respeto para poder poner en el tapete el tema en cuestión; que de no hacerlo tiene el efecto de «bola de nieve» con sus respectivas consecuencias.
    Gracias por la recomendación, leeré este libro en el 2021.

    1. Excelente Estimado Colega. Nuestras conversaciones son un reflejo del otro. El otro es nuestro Espejo. Todo lo que decimos del otro estamos hablándo del nosotros. Los juicios son las ventanas del alma. Me encantan este tema.

  3. No hay conversación difícil, lo que tenemos es que tener prudencia y afrontar a tiempo las circunstancias con sencillez, verdad y honestidad.

    El peor error que se comete y esto me lo ha demostrado los años es que el miedo para hablar se genera porque hay personas que piensan que otras personas son superiores, mayor falsedad. No hay personas superiores sino mejor preparadas.

    Saludos Carlos

  4. Excelente forma de abordaje sobre el tópico. Pero lo cierto es que si hay conversaciones difíciles, que preferimos posponer ya que pensamos que causaremos una tragedia; un divorcio o hasta una depresión que lleve a un suicidio. Lo cierto que hay que tener cuidado con las palabras, lo que se dice jamás se puede recoger. Es mejor escribir lo que se va a decir, hasta donde deberás llegar y a veces resignarse que el remedio puede ser peor que la enfermedad

    Mario Augusto Rodriguez S.

  5. En total vulnerabilidad! Confieso soy pésima! Me digo una historia totalmente divorciada de lo q digo en tiempo real. Tengo un Máster en herir a las personas y luego arrepentirme. Soy demasiado cruel y me encantaría aprender a suavizar lo q digo. Necesito AYUDA!!!!

    1. Un gran paso es saber reconocer nuestras áreas de mejora. Ya que la tienes identificada, un coach podría ser de ayuda. Saludos y gracias por compartir.

  6. Buenas tardes. Me interesa mucho el tema
    En general intento enfrentarlas a la brevedad ya que de lo contrario pueden generar otros problemas adicionales. Realmente generan bastante ansiedad que me encantaría poder controlarla.
    Muchas gracias

Deja un comentario


*


Subir
× ¿Cómo podemos ayudarte?